En este momento estás viendo LAS HERIDAS DE LA INFANCIA

LAS HERIDAS DE LA INFANCIA

En primer lugar conviene reconocerlas en sus manifestaciones en nuestro presente,
después comprender su origen (suceso real o interpretación del mismo), aceptándolas sin
juzgar y aprender de la experiencia; en su momento será el tiempo de perdonar nuestra
percepción y permitirnos soltar. Esas heridas se producen en las relaciones con la madre,
el padre y el entorno familiar y social. Cada ser humano puede poseer y manifestar dentro
de su energía vital esas cinco heridas, en muchas ocasiones varias de ellas muy presentes
y las otras más sutilmente visibles. Aunque tiene una impacto más profundo en su
generación en determinadas etapas del desarrollo infantil (hasta los 4 años), no por ello
pueden implantarse como conflictos programantes iniciales en los años infantiles y
preadolescentes.
LAS CINCO HERIDAS

  • El rechazo y la máscara de retirada.
  • El abandono y la máscara de dependencia.
  • La humillación y la herida masoquista.
  • La traición y la máscara del controlador.
  • La injusticia y la máscara del rígido.
    SANACION DE LAS HERIDAS DEL ALMA
    Una vez eres consciente de una herida, ya has empezado a curarla. Siente esa herida y
    siente compasión, aceptación hacia ti. Siente. Acéptate así, tal como eres en el nivel físico-
    emocional-mental. Acéptate profundamente. Acepta al niño/a herida. Luego, entrégate a
    lo Divino dentro de ti, para que desde allí fluya la Luz y el Amor que realizarán la cura
    total. Mantén tu consciencia enfocada en lo profundo de ti, y con Fe y sin expectativas,
    entrega todo tu Ser (incluidas tus heridas) a la Voluntad y Amor Divinos que moran en tu
    corazón. La cura viene desde la aceptación de la herida existente y el gran paso de
    someterte a una terapia reparatoria, en la cual resignifiques situaciones dolorosas del
    pasado y entenderlas desde su origen para así sanar.

Deja una respuesta